miércoles, 5 de enero de 2011

Mi primera pizza casera

Hoy he dado el paso y he hecho mi primera pizza casera. Lo más difícil de hacer y de que salga bien es la masa (como bien reza el lema "el secreto está en la masa"), después de hacerla, los ingredientes ya dependen del gusto del consumidor. Os pongo los pasos e ingredientes que he utilizado, con algunas fotos que he tomado del proceso:

- Verter en un cacharro 250 gr. de harina para pizza (es harina ya preparada con la levadura, si lo hacemos con harina normal, tenemos que poner un sobrecito de levadura para mezclarlo), unos 150 ml. de agua templada (ahora en invierno mejor que salga algo calentita del grifo, que no esté fría), un puñadito de sal y un chorrito de aceite de oliva.

- Con un tenedor, remover toda la mezcla en el cacharro hasta que se haga una masa que podamos coger con la mano. Procurar remover hasta que no quede demasiada masa pegada en el cacharro.

La mezcla de harina y demás ingredientes.

- Sacar la mezcla del cacharro y ponerla en una mesa o similar donde hayamos puesto antes algo de harina. Sobre esa superficie, manipular la masa con las manos, aplastándola y retorciéndola. Al principio quedará muy pegajosa en las manos, así que podemos ir echando un poco más de harina (o mejor, que nos eche alguien porque tenemos las manos pringosas) para que se vaya mezclando más. Al cabo de 5 o 10 minutos manipulando, debería quedar una masa más lisa y suave, sin estar tan pegajosa. 

- Coger la masa y ponerla a reposar media hora en el cacharro a una temperatura de unos 30º-40º. Si es invierno y hace fresquete, podemos calentar un poco el horno al mínimo para que coja calor, y dejar ahí a reposar la masa en el cacharro, tapada con un trapo o un plástico fino. Podemos dejarlo reposar hasta que doble el volumen o hasta que nos cansemos.

No es muy buena idea colocar una servilleta de papel, porque la masa se pega.

- Volver a coger la masa y volverla a colocar sobre la mesa enharinada para volver a manipularla. Aplastar tranquilamente con las manos y los puños para que se vaya el gas que queda dentro tras el proceso de fermentación (observaremos que la masa "se tira pedos" de vez en cuando al aplastarla). 

Después del reposo aplastamos la masa para darle la forma que queramos.

- Darle la forma que queramos y colocar en la bandeja del horno. Si somos manitas podemos dejarla redonda como los buenos pizzeros, pero al colocarla en la bandeja, se estirará y no es fácil. Es más sencillo una vez dejada en la bandeja, amoldarla con forma rectangular. También conviene que la pinchemos un poco con un tenedor y dejarle agujeritos para que vaya perdiendo el aire que lleva dentro mientras se cocina.

No es fácil colocarla en la bandeja sin que se estropee un poco. Una vez colocada, podemos retocarla.

- Ahora es cuando a gusto del consumidor, podemos optar por varios tipos de masa. Si la queremos fina y crujiente, debemos aplastarla lo más que podamos, y poner la bandeja con la masa unos 5 minutos en horno fuerte para que se cocine un poco antes de poner los ingredientes. Si nos da un poco igual, podemos proceder a poner los ingredientes sin precalentarla.

- Poner los ingredientes que deseemos mientras precalentamos el horno al máximo. Lo normal es poner una base de tomate frito (yo uso tomate Solís de bote), mozzarella o el queso que queramos, un chorrito de aceite si queremos, y jamón de las variedades que queramos (York a lonchas o tacos, serrano, bacon, etc.), atún, aceitunas, champiñones, anchoas... en fin, lo que nos guste.

Colocamos los ingredientes a nuestro gusto.

- Poner la pizza en el horno y calentar. Aquí es donde yo suelo tener dudas y cambio la forma de hacer las pizzas de vez en cuando. Normalmente se pone alrededor de 200º y unos 10 minutos, pero he leído en recetas que se pone a horno fuerte (250º o más en pizzerías con hornos buenos de piedra) y 20 minutos. Lo normal es sacarla cuando vemos que está bien crujiente, siempre que no se queme.

Pizza recién sacada del horno.

Veredicto: para ser la primera que hago, no me ha quedado mal, pero me esperaba algo mejor. Lo difícil es encontrar el punto de la masa, tanto al manipularla como al dejarla reposar y luego hornearla. La próxima vez intentaré hacerla más fina y dejarla más tiempo reposando y horneando antes de poner los ingredientes.

La receta para la masa podéis encontrarla en muchos sitios, yo me he basado en esta página web:

1 comentario: